La revancha de Andrea Pirlo con la Juventus.

Duramente criticado, y con su futuro en el club repleto de dudas, Andreas Pirlo logró el segundo título de la temporada tras alzarse con al Copa de Italia.

Protagonista de una temporada complicada, la Juventus se jugaba buenas parte de sus aspiraciones en la noche de ayer. La Vecchia Signora se enfrentó al Atalanta con motivo de una final de Copa que finalmente terminó logrando gracias a los goles de Dejan Kulusevski y Federico Chiesa. Se trata del decimocuarto título copera de los turineses en su historia, lo que supone una buena noticia en mitad de varias voces críticas.

Se trata de una victoria de prestigio, sobre todo para un hombre, Andrea Pirlo. El joven técnico ha recibido un buen número de críticas en un año marcado por la pérdida del título de Serie A y una eliminación prematura en los octavos de final de la Liga de Campeones ante el Oporto. Una Liga de Campeones que los bianconeri, actualmente en la quinta plaza de la clasificación, no tienen segura para la próxima temporada.

El futuro del entrenador, por lo tanto, está repleta de incógnitas. Se apunta a un regreso de Massimiliano Allegri al banquillo turinés. También se habla de un gran golpe con Zinedine Zidane. Aprovechando el éxito en la Copa, que viene a sumarse al obtenido en la Supercopa a principios del año, el excentrocampista apuntó que “le gusta entrenar” y querría “seguir”. Lo hizo antes de defender su primera experiencia en un banquillo de primer nivel.

“Hubo muchas dificultades, de lo contrario no estaríamos aquí hablando de nuestro quinto puesto. Las victorias no borran las dificultades, pero este año he aprendido mucho. La belleza del fútbol también es que, aunque los resultados no sean óptimos, hay satisfacciones gratificantes”, subrayó en rueda de prensa, precisando que, si fuera jefe de la Juve, se confirmaría en el puesto. Será complicado que Andrea Agnelli comparta esta opinión.

Compartir