Carnaval de Barranquilla de 2021 podría suspenderse por COVID-19.

Aunque las autoridades de la ciudad no se han pronunciado oficialmente sobre la suspensión definitiva de las fiestas, la situación que vive el país por el coronavirus y la amenaza de un rebrote para fines del 2020 hacen muy difícil que se autorice la realización de los multitudinarios desfiles y conciertos que cada año tiene esta ciudad del Caribe colombiano.

Celebradas oficialmente por primera vez en 1865, los barranquilleros nunca han dejado de organizar sus fiestas populares e incluso las realizaron durante las dos guerras mundiales, la década de la gran depresión y en la época de la gripe española.

Sin embargo, ven la posibilidad de que el 2021 sea el primer año en las que se suspendan o aplacen.

En medio de la crisis derivada de la pandemia, la no realización del Carnaval será un duro golpe para las finanzas de Barranquilla, pues cada año las festividades mueven en la economía local más de 300.000 millones de pesos (unos 77 millones de dólares) gracias al millón de personas que asiste a los diferentes eventos masivos.

Los desfiles masivos del Carnaval nunca han sido suspendidos desde su primera realización en 1865.

Los principales afectados por una eventual suspensión del Carnaval de Barranquilla son los llamados «hacedores de la fiesta», entre quienes se encuentran bailarines, artesanos, costureras, zapateros, maquilladores, decoradores de carroza, músicos, personal de logística, acróbatas, actores y gimnastas.

La Batalla de Flores, el más vistoso de todos, apareció en 1903, cuando el país salía de la Guerra de los Mil Días y fue símbolo de terminación del conflicto armado.

La única vez que se suspendieron los eventos oficiales, mas no los desfiles populares, fue en 1947 cuando el sábado de Carnaval ocurrió un accidente aéreo cerca a Bogotá en el que fallecieron varios personas reconocidas en Barranquilla, entre ellas el futbolista Romelio Martínez.

Compartir